jueves, 29 de julio de 2021

El Ministerio de Igualdad

Si George Orwell hubiera conocido España en la actualidad y pudiera volver al pasado, no me cabe duda de que entre los disparatados ministerios de su novela 1984 hubiera incluido el Ministerio de Igualdad. Un Ministerio cuya función es hacer efectiva la igualdad entre hombres y mujeres y que basa en esa premisa la erradicación de la violencia y discriminación de género. 

De manera que a base de repetirnos hasta la saciedad la falacia de que hombres y mujeres somos iguales pretenden y puede que hasta consigan que lo creamos. 

Un hombre no es igual a otro ni una mujer igual a otra, pero decir que hombres y mujeres somos iguales o que solo nos diferenciamos en determinados rasgos físicos requiere un acto de fe y sumisión por parte de los adoctrinados progres que más quisieran los líderes religiosos para sus fieles. 

Lo peor es que eso lo aliñan con considerar machista o acusar de estar en contra del empoderamiento de la mujer a quien no este de acuerdo con ellos. 

Que una mujer o un hombre se sientan orgullosos de ser mujer u hombre y de ser diferente al otro género es de lo más natural. Que determinadas actitudes o comportamientos se atribuyan a uno u otro género es una cuestión de evolución y también de moda. Separar una cosa (la natural) de otra (la que nos tratan de imponer) es una tarea que permitirá acabar con el machismo, pero la radicalización de las instituciones a base de querer imponer una ideología radical solo conllevará confrontación y fracaso.