domingo, 17 de marzo de 2019

El peligro del mensaje en la pared

Un mensaje en la pared es un mensaje que hay que hacer con calma. Un mensaje en la pared no debe ser un arrebato teletransmitido.

Un mensaje en la pared es un juramento que puede condenarte (al que lo escribe) de por vida. Un mensaje en la pared se puede volver en tu contra. Es una bala en la recámara fruto de una soberbia enmascarada.

Un mensaje en la pared se borra y ya está. Y un mensaje en el suelo se pisotea y no llega a su destinatario.

Si quieres ven tú. Ahora eres tú quien debe pensar qué te conviene hacer. Yo,  desde luego, no pienso montarme en un caballo o una burra si no es contigo. Y pa picá a un toro no me haría falta. Porque eso, querida, es de ser muuuu cobarde. Y todo el mundo, cuando va a los toros, está deseando que ese toro tire al picador pa que se cague. En cambio yo moriría tranquilo por un beso de tus labios.

(Aquí tiene la copia de mi Tesis: Dr. José Guerrero Torre) Se la imprimo con la hp? Y le doy una copia al codirector José Labrador Freire) o le escribo otra?

Creo que ya puedo darme de baja de las alertas de Nature Neuropsicopharmacology, mudarme a Alemania y hacerme pasar por Psiquiatra, o quizás asesinar a mi mujer si la tuviera, salir de la cárcel, hacerme la cirugía, cambiar mis apellidos paternos por mis apellidos maternos y aprovechar que hoy una enferma mental a asesinado a sus dos hijos para publicar esto.

PD. Para los que conocen mi nombre completo. Si me googleais, aparecerá un resumen de mi tesis doctoral. No lo hice yo. La tesis está en casa de mis padres. Bien guardada. Completa y perfectamente redactada en y leída en inglés en 2013. El codirector real de la tesis no fue Manuel Freire Rosales, sino Lukas Jelinek, de la Universidad de Praga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario