martes, 26 de noviembre de 2019

El Joker

Desde luego que no hay que tomarse las cosas mu a pecho.

Si fuéramos animales o trogloditas... muy trogloditas, puede que reaccionar con firmeza sea una estrategia plausible. Pero siendo seres desarrollados e inteligentes, debemos ponderar nuestras reacciones y abrir nuestras mentes a los matices de la realidad.

Centrarnos demasiado en aspectos negativos del funcionamiento de la sociedad y de las personas; dejarnos llevar consciente o inconscientemente por envidias o por defectos que todos tenemos y que en ocasiones usamos para atacar a otros, no querernos lo suficiente a nosotros mismos... A mí me ha pasado factura muy a menudo. He perdido amistades y a veces haciendo daño.

Joder, qué difícil me resulta ser capaz de ver todos los matices de cualquier cosa, persona o situación. Qué fácil me resulta dividir a las personas en buenas o malas y qué poco me hace falta a veces para dar una patada a una relación preso de la prepotencia, la falsa seguridad en mí mismo, la euforía acompañada de sentimiento de superioridad.  Y es que hasta el mismísimo Krusty el Pallaso que tanto poder de convocatoria tiene sueña con ser Homer Simpson.

Hay veces que pierdo la capacidad de salir de mi fango por un momento y pensar que el vecino o compañero que creemos que nos ha mirado mal no tiene problemas tanto o más grandes que los míos.

El cerebro es plástico. Podemos evolucionar. Podemos curarnos, aprender a tener calma, aprender a ver los aspectos positivos. A no creernos en posesión de la verdad.

En este blog he pecado mucho de creerme estar en un pedestal del que sólo salía chorros de verdades absolutas. Y ha salido mucha ira, mucho fuego.

No me arrepiento de todo lo que he escrito. Es un proceso que me lleva su tiempo, que nunca acaba mientras pueda serme útil para desahogarme.

Este fin de semana fui a ver la película El Jóker. Me ha impactado bastante por la forma tan directa de vincular la "enfermedad mental" (para mí el término correcto sería problemas nerviosos).

Muchas veces me ha gustado hacer el payaso y, la verdad es que hay veces que pienso que muchos hemos fantaseado con una revolución de ese estilo. Y desde luego, no es un problema ajeno a la realidad el que plantea la película (véase los casos de asesinatos masivos en EEUU por ejemplo que tanto vemos en las noticias).

Lo peor que nos puede pasar, sobre todo a los que estamos afectados por problemas nerviosos, es perder la ezperanza en sanarnos, en evolucionar, en confiar en la capacidad de nuestro cerebro de evolucionar. Incluso por medios naturales. En nuestra capacidad de resiliencia, de adaptación, de atracción.

Cuando terminé de ver la película estaba confundido. Incluso ahora no tengo muy claro qué es exáctamente lo que trata de enseñarnos. Seguramente han tratado de dejar la interpretación abierta.

Siento mucho haber hecho daño a tantos amigos, familiares y conocidos por mi radicalidad en la interpretación de las relaciones. Me estoy acordando ahora de las escenas finales de "El Lobo Estepario".

Eso sí... yo en una orgía no me meto... ni loco.




viernes, 3 de mayo de 2019

La feria de abril

ocas han sido las ferias de abril que he diafrutado. Cuando iba de pequeño con mis padres, me entraban unos ataques de asma descomunales. Terminaba llorando a lágrima viva y tenía que volver a casa o aguantarme. Un paseíto de día o de noche, montarse en un coche de caballos, un ratito, para mí está bien. La verdad es que lo que más disfruto es la calle del infierno. Hay gente que celebra la feria como el reto del aguante. Rebujito, comida mala, sevillanas o música mala, muy mala, y estos últimos años cargamentos de winstrol que si quieres tomarás y si no, probablemente también si es que tienes suerte y no te dan otra cosa. Si no conoces a nadie no vengas. Mi caseta era la del Cemen-i. Recuerdo una feria hace 3 ó 4 años, que hice un esfuerzo por llegar desde el pueblo en que trabajaba a la caseta para comer con mis padres, hermanos, cuñados y sobrinos. Era socio de ese cluz. Cuando llegué no me dejaron entrar porque iba en botines y encima mi padre me regañó... Pues en feria, señores, en mayo (que no abril); ¿qué mejor sitio para disfrutar que la playa? Ay, cuanto farso cerdillano de las tierras de conquistadores hay por la villa. Qué lástima.

lunes, 29 de abril de 2019

Los Profezionalez del Triatlón

Cuando me dio por apuntarme a los triatlones en 2011 después de ver imágenes de campeonatos y series mundiales con tíos super fuertes con marcapaquete, camisetas y bicis convencionales de ciclismo en carretera; no era consciente de que por aquel entonces las cosas ya estaban empezando a cambiar.

Me dijeron que necesitaba por lo menos un mono... El que yo tenía... Y me gasté 70 pavos de 2011 en uno... El mismo que si me sigue estando bueno usaré para el próximo triatlón de Sevilla. Aunque, la verdad, como me aprieta tanto los genitales, y con la caló que puede hacer en Sevilla el próximo 17 de mayo, me parece a mí que el mono (que está remendado con hilo verde después de que se rajara al salir volando de la bici en el tri de Ayamonte de 2012 ó 2013) se va a quedar en casa.

Loz profezionalez del triatlón de Sevilla no reparan en gastos. Bicicletas más caras que lo que cuesta mi coche, entrenadores personales, dietas estrictas, suplementos, super planes de entrenamiento y entretenimiento; unas veces solos, otras con colegas; parientas al borde de un ataque de nervios, planificación extra fina de la temporada, estudios meticulosos de los circuitos (curvas baches, estrategias de equipo).

Lógicamente, lo más sensato es buscar asesoramiento y escoger un buen cluz.

Pero el que se lleva la palma, nunca mejor dicho, es el míster. El míster dirige los entrenamientos, busca financiación... espónsores, dirige el organigrama del cluz, da ánimos, hace entrevistas, da visibilidad a este deporte, aconseja sobre cuál es el mejor neopreno, planifica el calendario.

Porque nada mejor que el deporte profezional en equipo. Se pasa mu bien... cervecitas, quedadas, barbacoas, autobús, giras por toda España, se conoce gente.

Al final de las carreras hay fraternidad. Abrazos, besos, merecida recompensa al duro sacrificio de ser un profezional. Ascensos de categoría. Visibilidad, fondos, obras de caridad.

Ahora os voy a contar otra película. Cuando he ido a un triatlón en Málaga, Huelva, Cádiz o Córdoba; me he levantado a las 5 de la mañana. Me he preparado el desayuno (nunca nadie lo ha hecho por mí). Nadie me ha dado un masaje la noche antes ni durante el viaje porque he dormido solo y he conducido solo en mi C3 y no en Bus ni Fregoneta. He cargao con la bici (una del montón) y demás parafernalia yo solito. He parao a echar gasolina y estirar las piernas por el camino. He llegao y buscao aparcamiento sin que nadie me espere porque no soy profezional ni conozco peña. He tenío que buscar el dorsal, enterarme de dónde está la salida, de si la meta está en el mismo sitio, de si hay que dejar la bici y coger un bus. He tenío que buscar en bar y desayunar otra vez. He tenío que buscar un sitio donde ponerme el puñetero mono... y con un poco de suerte me ha quedao media hora pa relajarme un poco antes de la salida. En ocasiones he llegao tan quemao, que he preferío salir el último en la natación pa que no me muelan a base de palos y me ahoguen. Por eso, me siento tan orgulloso de estar en forma y tener salud de hierro para terminar un triatlón, muchas veces andando, y quedar en el percentil 75. Porque, para no ser profezional, creo que lo hago de puta madre.





Loz profezionalez del triatlón de Sevilla no reparan en gastos. Bicicletas más caras que lo que cuesta mi coche, entrenadores personales, dietas estrictas, suplementos, super planes de entrenamiento y entretenimiento; unas veces solos, otras con colegas; parientas al borde de un ataque de nervios, planificación extra fina de la temporada, estudios meticulosos de los circuitos (curvas baches, estrategias de equipo).

Lógicamente, lo más sensato es buscar asesoramiento y escoger un buen cluz.

Pero el que se lleva la palma, nunca mejor dicho, es el míster. El míster dirige los entrenamientos, busca financiación... espónsores, dirige el organigrama del cluz, da ánimos, hace entrevistas, da visibilidad a este deporte, aconseja sobre cuál es el mejor neopreno, planifica el calendario.

Porque nada mejor que el deporte profezional en equipo. Se pasa mu bien... cervecitas, quedadas, barbacoas, autobús, giras por toda España, se conoce gente.

Al final de las carreras hay fraternidad. Abrazos, besos, merecida recompensa al duro sacrificio de ser un profezional. Ascensos de categoría. Visibilidad, fondos, obras de caridad.

Ahora os voy a contar otra película. Cuando he ido a un triatlón en Málaga, Huelva, Cádiz o Córdoba; me he levantado a las 5 de la mañana. Me he preparado el desayuno (nunca nadie lo ha hecho por mí). Nadie me ha dado un masaje la noche antes ni durante el viaje porque he dormido solo y he conducido solo en mi C3 y no en Bus ni Fregoneta. He cargao con la bici (una del montón) y demás parafernalia yo solito. He parao a echar gasolina y estirar las piernas por el camino. He llegao y buscao aparcamiento sin que nadie me espere porque no soy profezional ni conozco peña. He tenío que buscar el dorsal, enterarme de dónde está la salida, de si la meta está en el mismo sitio, de si hay que dejar la bici y coger un bus. He tenío que buscar en bar y desayunar otra vez. He tenío que buscar un sitio donde ponerme el puñetero mono... y con un poco de suerte me ha quedao media hora pa relajarme un poco antes de la salida. En ocasiones he llegao tan quemao, que he preferío salir el último en la natación pa que no me muelan a base de palos y me ahoguen. Por eso, me siento tan orgulloso de estar en forma y tener salud de hierro para terminar un triatlón, muchas veces andando, y quedar en el percentil 75. Porque, para no ser profezional, creo que lo hago de puta madre.



domingo, 31 de marzo de 2019

Los centros despotivos

Hoy he entrado en un centro deportivo con piscina, spa, gym, lujo, limpieza, aparcamiento...

Socorrista angelical dirigiendo actividades acuáticas.

Elásticos, hidromasaje, tumbona, ducha calentita, sauna, baño turco, salgo mareao, máquinas de snacks y bebidas... BIEN.

Meto 5 euros. No me da nada.

Bajo a la recepcionista. ¡Qué educada! -Vuelva a subir. Ya está avisado el chico. Subo. Me desespero ENCERRADO en el pasillo. Bajo. El chico pasando la pulidora...

El problema de los centros deportivos en España es que los socorristas cobran 400 y celebran los 1000 lerus de fiesta con el equipo de fútbol local... Adiós a otro Ángel. Adiós a otro Centro Despotivo.

No es NO. Si NO al trabajo Basura. Si NO al Señor DIRECTOR.

miércoles, 13 de marzo de 2019

El Patriarcado

Cuando alguna mujer exige cobrar lo mismo que un hombre y el director de la empresa le contesta con una sonrisa viciosa. Deja la empresa!! Cuando una líder feminista actúa enarbolando una bandera que no representa todas las experiencias, cuando el asesinato de una profesora abre un absurdo debate, cuando se exige igualdad y no equidad, cuando no es no se convierte en un eslogan y se saca de contexto, cuando se confunde hasta a la juventud... algo va mal con el feminismo.

Cuando una mujer de hoy en día actúa en plan revanchista. Cuando una mujer con 45 años necesita demostrar su valía saliendo con hombres 10 años más jóvenes... Cuando todo lo que sale de la boca de un hombre queda desautorizado porque somos el patriarcado... entonces pienso... el patriarcado sois algunas mujeres también.

lunes, 11 de marzo de 2019

Hablemos de la olanzapina

Hacía tiempo que no entraba con un pequeño escrito sobre un tema más estrechamente ligado al blog.

Hoy quiero empezar el día hablando de esta m.... La Olanzapina.

Cuando un eminente psiquiatra, miembro de la Sociedad Española de Neurología me dijo en 1998 que el nunca me mandaría esa porquería, no se quedó corto con el calificativo.

Esta pastillita que se comercializó con el sugestivo italianismo de Zyprexa (Carrera) me la dieron como si de una píldora milagrosa se tratara. Era el Dr Pérez un pobre residente que probablemente supiera de psicofármacos chispa más o menos lo que yo ahora.

La Olanzapina te deja cansado, impotente, hambriento, sin azúcar....

Joder! Que mi sueño es hacer un Ironman algún día.

-Tranquilo, sólo será unos días.

-(Sí claro, hasta que me deprima otra vez, se confirme el diagnóstico que me han plantao, tenga que ampliar la baja por depresión, me aconsejen suplementos de Omega3 y acabe poco menos que en pañales) (No señor(a). A mí no me de esa mierda)

Hoy día, 20 años después, su prescripción es masiva. Es la aspirina de los "enfermos mentales". En EEUU ya han tenido que hacer frente a demandas millonarias pero... siempre les quedará Europa. Al fin y al acabo... aquí ¿quién coño manda?

viernes, 8 de marzo de 2019

Una mujer

Una chica fuerte y decidida. Débil y temerosa. Con el firme propósito y confianza en que al unir nuestros labios podremos hacernos mejores el uno al otro.

Una chica valiente y que me siga. Valiente y que me deje seguirla. Ausente de la mediocridad de las telarañas del mundo.

Una mujer de mirada firme. De sonrisa alegre. De ojos tristes cansados y llenos de luz.

Una mujer de hoy en día. Dispuesta a mover cielo y tierra por amor.

Inteligente y comprensiva. Nerviosa pero paciente cuando le pese el mundo.

Y esa mujer. Tú. A ti te busco