jueves, 10 de agosto de 2017

Quince días en la playa

Nada como 15 días en la playa para quedarse uno como nuevo.

Las chicas solteras, las chicas casadas, las miraditas, me pongo las gafas de sol, me las quito, me pica el brazo, me pica el pie, juego con la arena..., el fútbol playa, el bodysurf, el café en el chiringuito, la conquista del hueco en la arena, pongo la sombrilla,  el levante la tira, se me cae la botella, ya hay arena por todas partes...

Y por fin puedo relajarme. Leo, escucho música. Me olvido de que salir de noche da miedo.Para eso está la playa y la escuela de calor. En fin..., ¿a que me voy a Marruecos para nunca volver?  -También hay buenas playas y tengo la esperanza de que las calles, los bares, los kioskos y hasta un banco de un parque no están vendidos...; y las mujeres sí que tienen el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario