martes, 8 de agosto de 2017

Delitos sin tipificar

Una chica de barrio sale de pasar la noche en una pensión de carretera.

Está triste y con ojos vidriosos. Morena azabache. Cuerpo de guitarra española. Guapa! y elegante. ¿23? ¿24 años?

La acompaña un tipo de unos 50. Delgado, desaliñado. Con vestimenta playera, hortera y gigante tatuaje de dragón en una pierna. Cubata en mano en vaso ancho. Son las 8 y media de la mañana... A pesar de su vestimenta no se puede ocultar su origen de buena familia. Anillo de oro gigantesco en anular derecho.

Se despiden. Dos fríos besos.

Pues eso... delitos sin tipificar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario