sábado, 27 de mayo de 2017

Aprender

Miro al mar. Son casi las 7. No pienso. O mejor dicho: no quiero pensar. Porque si pienso, ¿cómo olvidar?, ¿cómo seguir el consejo?. Que no sólo uno me dió haciendo rabiar mi pasión. Pero debe haber solución a la locura. Debe haber cura. Ahora me salen versos. No lo pretendía. Hace mucho que no me salían. Y no fueron muy atinados. Es peligroso creerse poeta.

Cura habrá. Pero no será el olvidar. Será el comprender. Será tropezar con ella (con la cura quiero decir). Será dejar de ser tan torpe. Será aprender.