martes, 6 de septiembre de 2016

Ojalá no me rinda nunca

Ojalá que el viento, que la lluvia, que nuestros caminos se conjuren. Que los amigos se alíen. Que los enemigos si es que puede haberlos se rindan ante el amor. Ojalá que no sea un sueño el que me lleve otra vez ante ti. Ojalá que el orgullo desaparezca. Ojalá que la música nos haga llorar o reír. Ojalá niña de mis ojos que mi amor y que tu luz no sea sólo mi ilusión. Que sea una realidad. Porque de verdad te digo que es tu recuerdo, tus recuerdos, tus cosas, tu manera de ser, de sonreír, de danzar, tu mirada en mi pecho, que eres tú mi candil, mi guía. Niña en mi corazón. Ojalá seas algún día hermana, madre, hija, amiga, confesora, amante mía y yo sepa corresponderte y ser para ti lo que pidas con tu alma, tus ojos y tus palabras sinceras.

Ojalá ojalá. Ojalá cuanto menos encuentre quien se te compare. A mí ya me tienes rendido.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Perdóname

Porque he sido un cobarde otra vez. Porque he estado consumido por el amor y el rencor. Por haber dejado escapar otra ocasiòn. Por no entender tus señales. Perdóname por haber estado en un estado de ensoñación. Porque me encantas. Perdóname por mi amor infinito que me ciega. Por no comprender tu dolor. Por ser un orgulloso. Carmen perdóname.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Una vez más

Y una vez más vuelvo a caer y a levantarme. Es ley de vida. Esta soledad me quema y me siento perdido cuando la noche llega. La escritura es una vía de escape, lo mismo que salir a deambular buscando miel y encontrando ambientes azucarados. Escribo sin propósito, tan sólo por escribir con la ilusión de sacar algo en claro. Con la esperanza de seducir con mis líneas porque lo que es en vivo más que seducir creo que despierto desconfianza y reflejos de mis temores, de mi timidez.

Sin darme cuenta, mi escrito se acerca a su fin, al momento de la conclusiòn. Ay! Cuánto desaría que este barco llegue a su puerto o al menos a uno que le de reposo y calma! Cuánto deseo comprensión!