lunes, 29 de agosto de 2016

La noche 1003

... y pasaron los años. Desde que el caballero fuera difamado por gerentes malechores, contando mentiras, susurrando, engañando a familiares, creando un daño casi irreparable... el caballero se repuso, se levantò y limpiò su nombre.

No fue fàcil. Incluso tuvo que pedir perdòn a los que le injuriaron. Tres años sin poder estar con su familia, padres, hermanos y sobrinos en ese bonito reino del que los malvados y envidiosos vividores de la clase borjamari y pocholo querìan echar a los humildes trabajadores que fundaron el reino.

El caballero volviò a sonreìr con heridas de las que sólo quedaban cicatrices por un amor malogrado.

Pero sòlo dos años despuès de volver, cuando el caballero se mostraba radiante, los malvados regidores del que el nuevo rey no pudo safarce; pero a buen seguro lo lograrà por el bien del reino, inventaron las mismas mentiras y rumores. Volvieron a injuriarlo y lapidarlo. Pero esta vez sus actos no quedaràn impunes. Habrà consecuencias. Se depuraràn responsabilidades. Habrà señalados. Y el reino volverà a estar libre de envidiosos y serà de los que de verdan lo aman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario