martes, 30 de agosto de 2016

¿Será posible?

Será posible que este verano la haya visto tantas veces? Que la diera por perdida y que se reencarnara en otras? Habrá sido una alucinaciòn? será tan cruel? se reirá de mí? ayer un amigo me dijo que la piedad es incompatible con el amor. qué habra sido de ella realmente? no lo sé. Es el misterio que me hace crecerme. Escalar peñascos. Nadar como un delfín. Correr como un leopardo y finalmente desfallecer como las estrellas fugaces que me han sacado en más de una ocasión de algún apuro.

Y una vez desfallecido tengo que volver a levantarme y esperar un amor tan fuerte de ella o de otra diosa. Pero qué se creera ella? que acaso es la única que ronda mis pensamientos? si todo lo que pasó este último mes es una alucinaciòn crean que no tuvo parangón.

Un listillo me dijo en Maro que yo provocaba alucinaciones exògenas. Pregunté que qué era eso. Dijo que yo hacía que los demás alucinacen y que mirara nada menos que en la wikipedia. le dije: bien, pues yo, como voz autorizada en las alucinaciones exògenas me meteré en wikipedia y daré mi versiòn y de paso me meteré en la de Enrique VIII y pondré que le dieron el nobel de la paz.

A lo mejor ella nunca sintió por mí lo que yo sentí por ella. Cuando acepto esta posibilidad la vida sin ella la vivo en calma.

lunes, 29 de agosto de 2016

La noche 1003

... y pasaron los años. Desde que el caballero fuera difamado por gerentes malechores, contando mentiras, susurrando, engañando a familiares, creando un daño casi irreparable... el caballero se repuso, se levantò y limpiò su nombre.

No fue fàcil. Incluso tuvo que pedir perdòn a los que le injuriaron. Tres años sin poder estar con su familia, padres, hermanos y sobrinos en ese bonito reino del que los malvados y envidiosos vividores de la clase borjamari y pocholo querìan echar a los humildes trabajadores que fundaron el reino.

El caballero volviò a sonreìr con heridas de las que sólo quedaban cicatrices por un amor malogrado.

Pero sòlo dos años despuès de volver, cuando el caballero se mostraba radiante, los malvados regidores del que el nuevo rey no pudo safarce; pero a buen seguro lo lograrà por el bien del reino, inventaron las mismas mentiras y rumores. Volvieron a injuriarlo y lapidarlo. Pero esta vez sus actos no quedaràn impunes. Habrà consecuencias. Se depuraràn responsabilidades. Habrà señalados. Y el reino volverà a estar libre de envidiosos y serà de los que de verdan lo aman.