martes, 12 de marzo de 2013

En ocasiones veo señales.

Me asomo al balcón para fumar un purito de montecristo y saborear todo lo bueno que el día de hoy (o ayer, porque ya ha pasado la media noche y las campanas de la Iglesia de Santa María Magdalena hace doce minutos que dio las doce). En rockfm suena yesterday de guns and roses y no se por qué :p me acuerdo de nuestros amigos los portugeses. Ahora suena stand by me de ben e king. Ay!, que me vuelvo a subir por las ramas y se me olvida que escribir es mi mejor terapia.

¡Ay! cuándo será mía y yo suyo esa maría magdalena que quiero pero no puedo olvidar.

Y de repente escucho un bello susurro. Un canto de sirena. Me giro descaradamente y veo una rubia preciosa. Una chica de esas por la que se quemaría la fortuna más grande de este diminuto mundo. Habla por su teléfono móvil con el que parece ser su novio y pienso en la dulce condena que a ese chico, sea quien sea, le ha caído.

Por unos segundos ella desaparece de mis pensamientos, como si yo hubiera entrado en otra dimensión... pero ojalá, ojalá que pudiera escaparme tan fácilmente cuando se quiere con tanta fuerza y esperanza. No, en cuanto esa chica del móvil desaparece de mi vista sólo la veo a ella y suena en mi cabeza un tal Silvio Rodríguez.

Pero sé que es una sana obsesión, o un agradable capricho, o un bonito anhelo que me da fuerzas para luchar contra mi mundo día a día.

¡Ay! sí yame he prohibido pronunciar tu nombre y sólo lo puedo hacer en sueños.

Y si ella supiera la energía que dos años después sigue llenándome, como la pleamar en una larga noche de diciembre con luna llena.

Pero me toca ir a galeras a remar con un tal manolito garcía......
............
............
............

¿Continuará?






No hay comentarios:

Publicar un comentario