jueves, 21 de marzo de 2013

La normalidad revisitada. Normality reloaded.

Hace tiempo que no escribo nada. Me siento plano, sin ideas y sin energía. Miro atrás y me asombro de la cantidad de "aventuras" que he vivido en los últimos 5 meses. Lo he pasado muy bien durante los  momentos de desinhibición. Me he reído y comunicado con mucha gente. He sentido que alcanzaba la felicidad.

He practicado mucho deporte. En todas mis fases de manía lo he hecho. No me canso. Nado, corro, cojo la bici, juego al fútbol y al baloncesto... pero ahora no aguanto tanto y añoro esa vitalidad. También he estado inspirado; mi mente no dejaba de tener ideas. Era optimista y no tenía miedo a nada.

Ahora las cosas parecen diferentes. Miro atrás y pienso que algunas de las cosas que he hecho o dicho han sido demasiado extravagantes y me han llevado a tener problemas y a incomodar a personas a las que quiero.  Además, hay quien ha aprovechado para inventar rumores terribles sobre mí en el club deportivo del que era socio.

Imagino que todo el potencial que puedo  desarrollar es difícil de manejar. Como si pasara de conducir un seat 600 a un ferrari y me saliera de la carretera. Me pregunto si algún día podré estabilizarme en un estado en el que pueda controlar cuándo ir rápido y cuándo desacio, porque no vivo solo en el mundo ni soy la norma.

El deporte sigue siendo mi vía de escape. He participado en dos triatlones más, en Punta Umbría (a la que me acompañó un amigo) y en Málaga. En estos dos últimos no he hecho payasadas antes o durante la carrera, pero me he divertido y he vivido sensaciones muy agradables. No diría que me encuentro deprimido ahora porque hay cosas en el día a día que me hacen sentir bien.

Ahora tengo una rutina de trabajo y deporte con la que me encuentro cómodo. A veces me siento solo, pero así me he sentido  casi toda mi vida. Las relaciones sociales siempre han sido una asgnatura pendiente para mí y es inútil esforzarse para cambiar esto. Prefiero aceptarlo y empezar por llevarme bien conmigo mismo.

3 comentarios:

  1. MI EXPERIENCIA COMO ENFERMO MENTAL
    Debido a unos sucesos acaecidos en estas ultimas semanas, a dia de hoy estoy clasificado y registrado como UN ENFERMO MENTAL.
    No sere yo quien afirme o niegue que mi salud mental sea la idonea, solo puedo dar fe respecto a las sensaciones fisicas, mentales y emocionales que me transmito a mi mismo, y he de decir que en lineas generales son positivas en todos los aspectos,..pero al parecer EL DOGMA CIENTIFICO no admite que se le cuestione su realidad, es por tanto, que he sido dado de alta con un consiguiente diagnostico que en terminos psiquiatricos dan una explicacion a mi estado, esto va acompàñado al mismo tiempo de un tratamiento basado en psicotropos, los cuales en teoria son los que deben llevarme a mi "CURACION".
    NO tengo ninguna queja del trato humano recibido, y en ningun momento dude de su buena fe en que intentaban cuidar mi salud, pero estos todos excelentes profesionales y personas estan sometidos a la jerarquia del DOGMA DE FE CIENTIFICO.
    Pues despues de mi primer dia de alta clinica AFIRMO:
    LA PSQUIATRIA ES LA MAYOR ABERRACION A LA QUE UN SER HUMANO ES SOMETIDO.
    Los diagnosticos son solo una falacia para justificar la total ignorania del mal que realmente afectan a la psique de los pacientes, y con los tratamientos, solo hacen que las personas caigan en una situacion mental que los convierte en seres intelectualmente incapacitados pàra desarrollar una actividad normal dentro del resto de la sociedad, por lo que se les compensa a cambio con una minuscula paga que hara que el enfermo asuma de por vida su situacion.
    Particularmente, es mi decision no renunciar a esa paga, pero si al resto de cosas y hechos que ser clasificado como enfermo mental supòne,,.por tanto,...sera todo un h0nor para mi,.... ser tachado por un loco que firma sus escritos como el mesias,

    ResponderEliminar
  2. Sopesa el precio que has tenido que pagar por tener ahora una visión mucho más globalizadora de la vida que actualmente posees. En cierto modo es lo que deseabas cuando hablamos mucho antes que me fuera a Málaga. Y si en estos momentos le has ganado un poquito más de terreno a esa energía incontrolable, esa energía que tú querías sentir sin la esposas de la medicina, creo que puedes sentirte un ganador. Sí, bajo mi punto de vista has ganado (no sé si te has sentido ganador alguna vez), has experimentado lo que has deseado y en el fondo de ti sabes que has logrado ese control necesario para volver a la vida siempre y cuando quieras. Cumpliste tu objetivo.
    Ahora disfruta de la victoria.

    Por cierto estaré pronto ahí. Espero verte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, escribo desde Chile, en muchos sentidos siento lo mismo que ustedes. He tenido dos episodios maníacos en los que me siento muy bien, creativo, sensible, feliz y en el segundo de ellos con una visión espiritual muy amplia y luminosa. Creo que es efectivamente un dogma científico el hecho de que la "ciencia" tenga la "razón" porque así están descritas nuestras viviencias y nuestros síntomas por la observación siquiátrica. Y creo que al menos se debiera discutir la cierta arbitrariedad en que a la gente como nosotros se nos tache de enfermos y se nos medique para adormecer nuestra "anormalidad". Qué es lo normal? No es al menos inadecuado que los que se sienten normales definan lo que es la normalidad? Me pregunto si habrá habido, hay o habrá un profesional de la siquiatría que tenga una mínima chispa de duda de que detrás de todo esto exista algo más y quiera observar y conversar con nosotros bajo condiciones controladas para no caer en anormalidades que aún no aprendemos a manejar, porque la sociedad no nos deja vivir quienes somos.

    ResponderEliminar