domingo, 24 de julio de 2011

Los últimos versos que te entrego (parte II)

Viene de la parte I

Los fantasmas del pasado,
y los que te prometen amor,
los jefes prepotentes
que se creen tu protector,
se irán a otro lugar
y dejarán de embaucarte
y perseguir a tu fiel seguidor.

Tu destino está a mi lado
porque no permitiré
que la falta de esperanza
y la tristeza,
fruto de tu error,
o tal vez tu confusión,
te dejen en la estacada
y te condenen de por vida
a lamentar tu decisión.

Reflexiona, rectifica,
reconoce tu pasión.

Dime mirándome a los ojos
que no sueñas con mi amor.

Que lo que digo se cumple,
Carmen amor mío,
y pronto seremos uña y carne,
diosa y dios,
los dueños de otro mundo,
dentro de este,
triste y sombrio,
lleno de bufones y bribones,
sanguinarios,
llenos de odio,
herencia de su pasado
y camino de su perdición.

1 comentario:

  1. He aquí uno de los grandes poetas del siglo XXI. Muy grande, Vicente. Precioso poema y aún más bonito todo aquello que encierra. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar