lunes, 4 de julio de 2011

El rival más débil

Habéis visto alguna vez una camada de leones jugando y peleando a la vez. ¿Se pelean o juegan?

http://www.youtube.com/watch?v=X72-QBwLe0w

Los seres humanos somos muy parecidos, pero a parte de con las zarpas o los lametazos en la cabeza, nos comunicamos con las emociones

Al igual que los leones se organizan en familias o manadas para protegerse de otros leones o buscar alimentos, los humanos hacemos lo mismo. En todas las familias hay un miembro (o más) que juega el papel del león más débil, el que sólo puede dar gracias a la familia por los servicios que le presta y al que no se le permite tomar decisiones, ningún reproche y mucho menos dar una orden.

En las sociedades modernas en las que todas las personas tienen el mismo derecho, no se ha tenido en cuenta que dentro de una misma familia hay individuos a los que se ha sometido a una guerra psicológica atroz, una especie de "mobbing", desde luego de forma involuntaria. En ocasiones puede ser un exceso de celo, una sobreprotección del individuo que como contrapartida se vería "obligado" a aceptar las condiciones de los demás miembros de la familia.

En la psiquiatría farmacológica o biologista, este enfermo más débil es la diana, el punto donde hay que focalizar el estudio, despreocupándose por el estudio de los ambientes familiares tóxicos (es decir, que dañan al familiar más débil). En parte, porque toda la familia "se une como una piña" para hacer frente común y no reconocer (no su culpa) su grado de responsabilidad en algunos casos o simplemente reconocer que el ambiente familiar ha sido caótico o tóxico incluso para ellos.

2 comentarios:

  1. Mola

    No se si esto funciona todavia pero ya contare mi caso - caos - y............................

    Bes

    Hasta hace un tiempo intentaba controlar mi barco, ahora ya veremos como navego por las aguas que me toca vivir.+



    ResponderEliminar
  2. estoy contenta porque he aprendido sola a enviar un comentario sin tener ni p idea de esto.

    eahh! pa empezar no está mal.

    ResponderEliminar