miércoles, 27 de julio de 2011

Rock and rolleando

10:46 pm, hora zulú.
En DH city, ciudad sin ley.
105.8 FM Sevilla. y viendo la peli de la 2.

Esto es felicidad.

domingo, 24 de julio de 2011

Los últimos versos que te entrego (parte II)

Viene de la parte I

Los fantasmas del pasado,
y los que te prometen amor,
los jefes prepotentes
que se creen tu protector,
se irán a otro lugar
y dejarán de embaucarte
y perseguir a tu fiel seguidor.

Tu destino está a mi lado
porque no permitiré
que la falta de esperanza
y la tristeza,
fruto de tu error,
o tal vez tu confusión,
te dejen en la estacada
y te condenen de por vida
a lamentar tu decisión.

Reflexiona, rectifica,
reconoce tu pasión.

Dime mirándome a los ojos
que no sueñas con mi amor.

Que lo que digo se cumple,
Carmen amor mío,
y pronto seremos uña y carne,
diosa y dios,
los dueños de otro mundo,
dentro de este,
triste y sombrio,
lleno de bufones y bribones,
sanguinarios,
llenos de odio,
herencia de su pasado
y camino de su perdición.

martes, 19 de julio de 2011

lunes, 18 de julio de 2011

La historia y otros cuentos.

Hay muchos por ahí que dicen que saben mucha historia; o que lo creen. La historia que mi profesor me enseñó en el instituto era fascinante. Mi profesor se tomaba un caramelo de menta y empezaba a contarnos bonitos relatos que se entrelazaban y que me hacían soñar y ver cómo las cosas parecían haber sido. Por supuesto, más tarde descubrí que este profesor mío era un cachondo mental más.

Eran imágenes de reyes, caballeros, navegantes... Todos ellos, al parecer, con mucha seriedad, seguían los relatos como el actor de una película (y no precisamente de los Monty Pyton).

Ahora, viendo lo que hoy en día pasa, pienso en cómo se contará la historia dentro de 100 ó 500 años.

Hoy, los cronistas son los periodistas; y todos sabemos que la prensa, al igual que cualquier otro estamento, obedece al dinero. Siempre ha sido así y siempre lo será, a no ser que algo gordo hagamos o suceda. Libertad sin ira...

Ahora imagino un pasado caótico, en el que las decisiones se tomaban por unos pocos rodeados de alcohol y mujeres guapas (come oggi?).

Parece que estamos condenados a sufrir o a hacer cada uno su propio camino...

jueves, 14 de julio de 2011

Bodysurf

Me despierto a las 4 am. Siento que necesito descargar mucha fuerza. Lo siento en todo; todo, todo, todo mi cuerpo.

Me dirijo al ordenador y lo enciendo. En pocos segundos escucho la música de bienvenida de ubuntu y doy gracias a todos los que hacen software libre.

Parte de mi cuerpo ya está más relajada. Recuerdo aquellos veranos eternos en el mar. Esas vacaciones familiares que tantos recuerdos generan; que tantos gigas de memoria ocupan. Imposible. Obsceno utilizar términos informáticos o científicos cuando nos referimos al ser humano.

Maravillosas aquellas días; mañanas y tardes, eternas, de mar revuelto. Yo surfeaba las olas usando solo mi cuerpo (http://www.youtube.com/watch?v=iwvIyJfsvJ0). Ejecutaba maniobras que llegaban a ser inverosímiles. Esquivaba bañistas despitados y dibujaba sonrisas en otros que no podían creer que pusiera mi vida, o al menos mis huesos en juego. Yo desafiaba al mar. Lo miraba cara a cara. Le decía:

-¿Estás furioso?. No parece que lo estés mucho ¿eh?. ¿Es que no sabes hacerlo mejor? Fíjate. Yo juego con tu furia. Salgo del agua con ella. Me muevo a gran velocidad. Te domino. Te cabalgo. Y tú no haces más que mandarme olas iguales. Me aburres. Llevo ya 4 horas. Corriendo desde la orilla para pillar la ola siguiente.

En fin. Luego encima, cuando me apunto a un triatlón, tengo que escuchar a los que tienen años de experiencia decir que yo acabo de empezar a hacer deporte. Que soy un novato.

JAJAJAJJAJAJAJA (UMA-UMA)

martes, 12 de julio de 2011

Sed

Tengo sed. ¿No os dáis cuenta? Soy un náufrago tendido en una playa desierta, que despierta cuando el agua fría del mar vuelve a mojar su cabeza.

Tengo sed. Necesito alguien que me de agua o enfrentarme a un montón de nativos desconocidos que pueden destriparme.

¿Podré hacerlo?, ¿podré hacer frente a su desconfianza?, ¿entenderán algo de lo que les digo?, ¿mostrarán interés?, ¿querrán darme de beber e invitarme a unirme a sus costumbres?

Durante un rato, me quedo en el suelo y me duermo, deseando morir y despertar en otro planeta. Afortunadamente, conservo mi casio f-91w; el mejor reloj del mundo en relación calidad-precio, que me despierta a la 1 am con un pi-pi que me recuerda a cuando en el colegio, en la antigua EGB, todos teníamos uno igual y los sicronizábamos para volver loco al profesor.

Es de noche, pero la luna llena; o casi llena; ilumina poderosamente la playa. El agua está revuelta. Muy revuelta. Si ayer no hubiera estado en calma, hoy no estaría donde estoy. Doy gracias al cielo. A quien quiera que esté ahí arriba jugando con nosotros como si fuésemos cachorrillos de leones a los que se satisface con un dedo en la barriguita... ¡Me c... en toda su p... m...!, y comienzo a reírme como Bruce Willis cuando le parten la cara y encima le dan otra h...

Camino un poco para quitarme de en medio. Cualquiera puede verme ahora andando por la playa con está luna tan grande. Encuentro cobijo debajo de una palmera, en la arena seca, rodeado de arbustos. No parece haber nadie alrededor. Es curioso. Ahora me alegro de estar solo... Me duermo, con mucha, mucha mucha sed.

El cántico de los pájaros me despierta. Abro los ojos y veo las ramas de la palmera moverse suavemente y su tronco retorcerse. Se escucha el delicioso sonido del viento entre sus ramas. Alguna nube suelta pasa velozmente dando sombra y volviendo a dejar al rey sol hacer su trabajo.

Por la noche debió haber llovido sin que me enterara, porque la arena parece salpicada de gotas de lluvia. Esto me da ánimos y fuerzas. Como si me sometieran a una descarga eléctrica, con la garganta y el cuerpo secos, me siento una rama caída de un árbol y me levanto de una salto. Me pregunto de dónde ha salido esa energía habiendome sentido acabado ayer.

El sitio es precioso. Un paraíso. Me pregunto si estoy vivo o muerto. Me invaden complejas teorías sobre física cuántica, neurogénesis, transdiferenciación neuronal, teología, teleología, historia, geología, ecología y muchas, pero que muchas obras de arte y palabras de poetas que en mi vida anterior estaban bajo mantas o polvorientas. Recuerdo la serie Fringe y otras obras de ciencia ficción y creo que me vuelvo completamente loco; y al mismo tiempo me río pensando en lo gilip... que son muchos de los psiquiatras que creen saber mucho.

Pienso en los cocos. Los cocos dan todo lo que el náufrago necesita como primera fuente de energía. Algún sabio los puso hace mucho ahí. Sólo tengo que subirme a una palmera o lanzarle piedras para que caiga uno. elijo el más vistoso y bajo que veo. Si algún sabio los puso ahí, me preguntó por qué los puso tan alto. Pronto encuentro la respuesta: nada en esta vida se nos da gratis. Todo cuesta y todo exceso tendrá mañana que pasarnos factura de la misma manera que todo esfuerzo nos será recompensado.

Empiezo a lansar piedras pero el coco está muy tranquilo ahí colgado. No quiere ser parte de mí. A veces tengo que parar y tenderme en la sombra pensando que de nuevo voy a acabar ahí. ¿Cuántas vidas me quedan y cuántas he vivido ya?  Vuelvo a reírme, esta vez seguro de que he superado todos mis límites y que voy abriéndome camino.

lunes, 11 de julio de 2011

La comunidad.

Vivimos en un mundo un poco loco. Queremos construir una gran civilización. Queremos que todo el mundo esté unido como decía Lennon. La forma en que los políticos intentan esta proeza es simplemente una aberración. Tratan de imponer leyes internacionales (otros simplemente tiran bombas para matar a fantasmas). Cualquier filólogo sabe que cada idioma es un pequeño universo. Cuando se redactan las leyes, ¿quién decide el idioma original y quiénes son los traductores?. ¿Cuál es el idioma universal?

Recuerdo que hace más de 15 años, la unión entre países de un mismo continente era un sueño. Entusiasmados, los ciudadanos seguían a sus políticos que, por pura ignorancia, creían que les daban lo mejor, que los protegían y guardaban y montaban a hombros de gigantes para protegerlos de otros gigantes. Los gigantes simplemente no existen. Es todo mentira.

La unión de todo el mundo bajo la bandera de la paz y el amor debe comenzar con la unión entre hermanos, entre vecinos. Más aún, con la unión del propio yo. La prosperidad no es ningún sueño inalcanzable ni utopía. Es un fin que está al alcance de nuestras manos. Muy cerca. Sin embargo, la estupidez humana es inmensa y nuestra fe en los iconos y faroles del consumismo nos ciega y algunos no disfrutan de las maravillas de la naturaleza y del propio ser humano.

Te interesa:  Una nueva era

domingo, 10 de julio de 2011

Un gran día

Miles, quizás millones. Imposible para un científico precisar el orden de magnitud de las sensaciones que han llenado por completo este día. Un domingo de Julio de 40 grados en Sevilla.

Deporte. Música, viaje. Contactos humanos... ¡Cuántas sensaciones en tan poco tiempo!

Un cerebro acostumbrado a las matemáticas y la física tiene que cambiar y adaptarse a un estado de ensoñación tan real como el que he vivido hoy.

El despertador suena a las cinco de la mañana. Me cuesta recobrar la conciencia y ordenar a mi cuerpo que no hay tiempo que perder. Hay que preparar la comida, la ropa, la bicicleta... Hay que vestirse y hay que llevarlo todo al coche. Tengo que pasar por el cajero y parar en una gasolinera para cargar el depósito y comprar agua.

Mi cuerpo y mi mente se unen cada vez más, de manera que todo parece ejecutarse automaticamente. Como en los sueños, donde simplemente somos espectadores, como actores o como muñecos de un espectáculo de títeres. Me dejo llevar por la convicción de que todo va a salir bien.

Tras hora y media conduciendo, disfrutando, escuchando a The Cramberries, llego a mi destino. Me siento afortunado de haber sido tan puntual. Una avalancha de coches de otros triatletas inundan la carretera de la pequeña aldea de Los Marines en la Sierra de Aracena. El espíritu de compañerismo hace que todos nos organicemos como hormigas. En pocos minutos he aparcado el coche, he recogido el dorsal y he dejado la bicicleta y las zapatillas en las zonas de transición...

Lo más difícil ya está hecho. No he olvidado nada, cualquier detalle podría haberme dejado fuera.

Ahora hay que dejar que el cuerpo estalle. Los minutos previos a la salida, que se retrasa, se hacen eternos. Tengo que relajarme...; y comienza el show. Intento sacar una sonrisa a cualquiera con pequeñas payasadas. Puedo percibir complicidad de algunos y desconfianza de otros, sobretodo venteañeros. No quiero ser el amigo de nadie, ni tampoco el rival. Sólo compartir una buena sensación. La gente de más edad suele reaccionar mejor y en seguida tengo ocasión de charlar con alguien.

Cuando la carrera comienza, ya no hay amistad. Sólo golpes de manos y piernas en el pantano. Es el peor momento; pero pasa pronto y disfruto en el agua. Llegar a la bici es llegar a una pequeña meta, un pequeño descanso. Pronto empiezan las bromas entre ciclistas. Yo incluso me pongo a cantar y a llamar ¡GUAPAS! a las chicas que hay animando entre el público. El ambiente se enciende y la energía me llena, ánimos a cambio de ánimos.

Es un "triatlón cross", y yo nunca había hecho cross con la bici. Esperaba una especie de paseo por senderos...; no es así..., termino magullado y arrastrando la bici. Se me hace interminable, pero disfruto de los caminos inverosímiles rodeados de granjas de cabras y cerdos; de los pueblos remotos donde el tiempo pasa a otra velocidad y de sus gentes. Para todos tengo algún chascarrillo y ellos reflejan admiración por nuestro esfuerzo.

Llega el sector carrera. A trancas y barrancas, unas veces corriendo y otras andando, hago la mayor parte del recorrido. En el último pueblecito la gente me anima y me veo con alas. Los últimos 100 metros son un gran sprint. Cruzo la meta dando un gran salto y alzando el puño al aire. Termino el sprint y me tiro al suelo dando vueltas. La poca gente que sigue ahí (los voluntarios) me aplauden y me siento el campeón.

Para terminar, relax y más chascarrillo con todos los triatletas y voluntarios que me muestran simpatía.

Queda la vuelta, el regreso "triunfal". Es aún temprano, las seis de la tarde, cuando llego al club. Con las marcas de la batalla (el dorsal rotulado en brazos y una pierna y los rasguños), tengo que explicar a todos los conocidos y familiares mi aventura...; miles de risas más...

La luna cada vez más llena. Ahora la veo en otro lugar. Es una luna nueva y está seria y triste. ¿Será ésta la que me acompañe y me guarde?

Te interesa Una noche en Mazagón

sábado, 9 de julio de 2011

Esperanza.

Salgo a merodear. A caminar lentamente por el centro. A cruzarme con miradas descansadas y alegres de turistas. Mujeres bellas. Ciudad más bella aún. No quiero volver a casa. Quiero más. Más grupos de extranjeros alborotadores. La ciudad, el centro, la catedral, la giralda se iluminan para ellos. Yo me camuflo y combato mi soledad. No quiero volver a casa y pensar en ella. Me siento en un banco a ver la giralda o me meto en un bar y pido un zumo. Me siento agusto. A veces hasta encuentro antiguos compañeros. Mi pasado es confuso para ellos. Conocen mis dos caras y a pesar de sus buenas intenciones; estoy tan solo... y sólo puedo darles las gracias por seguir ahí a pesar de los momentos de desplante.

La media luna es el sol de la media noche. Parece como si no se moviera mientras se camina por el laberinto de calles; se hace eterna su presencia y me hace recordarla. No sé si evitar los callejones desde los que la veo. A veces quiero olvidarla. Lo he intentado muchas veces desde que me tropecé con ella la primera vez; a veces casi hasta lograrlo, pero su presencia es un veneno muy fuerte para mí. Casi puedo sentir en las venas que necesito más, que espero que la semana comience para tener mi dosis.

Mujeres bellas, quizás alguna sea la que me cure; la que tenga un antídoto o una poción mágica como en los cuentos de princesas...; o quizás sea ella.

No lo sé. Sólo el tiempo, el viento, la lluvia, las mareas, los pájaros, los caminos, las piedras... marcarán el destino y darán sentido a esta esperanza que me llena el corazón y la vida.

viernes, 8 de julio de 2011

A tu lado

A mi lado la media luna, los pájaros cruzando la piscina, y los críos jugando también;  aunque a veces molestan, te contagian su alegría. Tras un pino el sol. Creo que está pasmado  porque una rubia refleja su mirada. Y es que no es solo eso lo que lo deja pasmado. Es su sonrisa y su alegría. Es su presencia, que me da alas porque aunque no quiera saber de mí, yo puedo saber de ella. Puedo verla enseñar, educar, aprender, disfrutar y hasta  soñar. Puedo verla iluminada, ligera, moverse, y yo sueño que nadamos juntos como si fuéramos dos delfines enamorados.

-¡Qué tío más pesao!

Pero qué quieres que le haga. Si es lo que me da fuerzas pa tirar palante. Si hasta me da vida y siento que mañana será ayer y que podré poco a poco vivir lo que me robaron y curar lo que lastimaron.

No te asustes más por eso mujer. No te sientas incómoda. Que entonces ya no te ríes y yo me quedo sin la luz que me hace conservar la esperanza de lograr que los que dicen que no hay nada que hacer al final rían y vean que lo imposible es posible porque ya me quedo sin aire y la cabeza hay que sacar porque no soy un pez y tampoco lo quiero ser y lo que quiero es tan grande que mejor que ya termine esta frase tan sin sentido que parezco medio loco y es que loco loco loco de amor estoy yo y hasta que no se me pase a mí no hay quien me aguante y más vale que me calle y me vaya a dormir porque tengo que soñar con otras vidas, con otros mundos...

jueves, 7 de julio de 2011

Princesas y otros cuentos.

Hoy he paseado y corrido por la mañana, he ido a la pisicina y a nadar por la tarde y luego he jugado al ajedrez en el club. He vuelto a casa y ya cansado he caminado desde el aparcamiento a mi casa.

Estamos de vacaciones y no podéis ni imaginar la cantidad de princesas que he visto. Chicas de alrededor de 18 años preciosas, con las que sólo cruzar una mirada hace que la tierra parezca detenerse.

Luego pienso y me entristezco porque mucha de ellas terminarán estrellándose con la realidad por querer ir demasiado rápido o por confiar en iconos que no son más que instrumentos de un sistema diabólico que controla a los jóvenes haciéndoles creer que lo están transgrediendo.

Lo que se viola o transgrede son los principios o valores más básicos y las consecuencias son infravaloradas porque muchas princesas terminan creyendo que los cuentos no se escribieron para cumplirse sino para engañarse.

miércoles, 6 de julio de 2011

Resumen de los dos primeros meses.

Después de dos meses, es un buen momento para recapitular.

Empecé este blog con firmes convicciones: no soy, ni en general somos enfermos de ningún tipo. En la mayoría de los casos (a excepción de algunos casos de esquizofrenia grave que he podido ver en mis ingresos) somos personas que tienen heridas y que requieren de atención. Es entonces cuando cuestiono todo el sistema médico-psiquiátrico-farmaceútico.

Tras dos intensos meses llenos de todo tipo de experiencias y con dos ingresos y dos altas, mis conclusiones son:

El personal psiquiátrico es en general un personal mal preparado, sobre todo el recién formado (y muchos que llevan muchos años también), con simples mecanismos de actuación: cada síntoma o enfermedad se trata con una o un grupo de pastillas.

Sin embargo, esto podría dar lugar a posturas antipsiquiátricas  extremistas (como cuando yo mismo empecé el blog) que conllevan un grave riesgo.

La medicación puede ser un aliado de la psicoterapia. De la misma forma que una herida en la piel puede curarse con una pomada, las heridas del sistema nervioso pueden aliviarse con un principio activo; pero requieren de otro tratamiento más sutil y de la misma naturaleza que algunos de los mecanismos que originaron el trastorno o herida; es decir tratamientos psicológicos.

Decir que los "enfermos mentales" somos enfermos es ya una barbaridad, como ya he dicho, en la mayoría de los casos, porque la mente no es ningún órgano tangible. En todo caso podríamos ser enfermos del sistema nervioso o del cerebro. Pero decir que la "enfermedad mental" es crónica y que requiere medicación de por vida es una atrocidad comparable a un holocausto simbólico o a un sometimiento del "enfermo mental" al sistema, controlado desde la intimidad de la familia y la educación de la sociedad.

Muchos "enfermos mentales" se ven incapacitados para independizarse de aquellos que en mayor o menor grado de complicidad e ingenuidad han confiado en los criterios de los médicos.

Es duro, pero que muy duro, que un familiar confíe tanto en la medicación, cuando probablemente, ese mismo familiar ha sido negligente desde su inocencia en el pasado. El "enfermo" es acosado moralmente y culpado de dejar la medicación en momentos de desesperación.

Esta vía puede ser muy peligrosa, ya que no se trata de dejar de tomar caramelos, sino sustancias que interfieren con la química del cerebro y de todo el sistema nervioso.

Pienso que la mayoría de los "enfermos mentales" deberían ser tratados con psicólogos clínicos y que los médicos psiquiatras son demasiado pretenciosos al  pensar que disponen de "posiones" con las que manipular el cerebro y la mente humana, reparando lo que ni siquiera saben qué.

Los manolos. Geniales.

Así es como me siento ahora.

http://www.youtube.com/watch?v=MqRsnwGAoUo

martes, 5 de julio de 2011

¿¡Qué consuelo!?

La donna è mobile
Qual piuma al vento,
Muta d'accento — e di pensiero.
Sempre un amabile,
Leggiadro viso,
In pianto o in riso, — è menzognero.
È sempre misero
Chi a lei s'affida,
Chi le confida — mal cauto il cuore!
Pur mai non sentesi
Felice appieno
Chi su quel seno — non liba amore!

La mujer es cambiante,
cual pluma en el viento,
cambia de palabra y de pensamiento.
Siempre su amable, 
hermoso rostro,
en el llanto o en la risa, es engañoso.
¡Siempre es desgraciado
quien en ella confía,
quien le entrega, incauto el corazón!
¡Aunque nunca se sienta
plenamente feliz
quien de su pecho no beba amor!

http://www.youtube.com/watch?v=NLnv_x0Y1aI

lunes, 4 de julio de 2011

El rival más débil

Habéis visto alguna vez una camada de leones jugando y peleando a la vez. ¿Se pelean o juegan?

http://www.youtube.com/watch?v=X72-QBwLe0w

Los seres humanos somos muy parecidos, pero a parte de con las zarpas o los lametazos en la cabeza, nos comunicamos con las emociones

Al igual que los leones se organizan en familias o manadas para protegerse de otros leones o buscar alimentos, los humanos hacemos lo mismo. En todas las familias hay un miembro (o más) que juega el papel del león más débil, el que sólo puede dar gracias a la familia por los servicios que le presta y al que no se le permite tomar decisiones, ningún reproche y mucho menos dar una orden.

En las sociedades modernas en las que todas las personas tienen el mismo derecho, no se ha tenido en cuenta que dentro de una misma familia hay individuos a los que se ha sometido a una guerra psicológica atroz, una especie de "mobbing", desde luego de forma involuntaria. En ocasiones puede ser un exceso de celo, una sobreprotección del individuo que como contrapartida se vería "obligado" a aceptar las condiciones de los demás miembros de la familia.

En la psiquiatría farmacológica o biologista, este enfermo más débil es la diana, el punto donde hay que focalizar el estudio, despreocupándose por el estudio de los ambientes familiares tóxicos (es decir, que dañan al familiar más débil). En parte, porque toda la familia "se une como una piña" para hacer frente común y no reconocer (no su culpa) su grado de responsabilidad en algunos casos o simplemente reconocer que el ambiente familiar ha sido caótico o tóxico incluso para ellos.