jueves, 9 de junio de 2011

Me han dado el alta ¿definitiva...? (parte 2)

.... (viene de la parte 1)

Lucano sale del hospital con su carta de alta y sus recetas. Después de sellar la receta (determinados medicamentos son muy caros y sólo los receta el psiquiatra), decide ir a la farmacia más cercana para adquirir estas mágicas pastillas que arreglan o alivian los nervios, inclusos los que el psiquiatra o la familia te revuelven.

Sin embargo, ante el estupor de Lucano, en ninguna de las tres farmacias consultadas hay tales pastillas (Seroquel 300 mg liberación prolongada), ni siquiera en los almacenes. Hay otras, genéricas pero no de liberación prolongada; con otras dosis. Una pena para la compañía que las produce ya que la seguridad social se hace cargo del 99% de su coste (más de dos euros por pastilla). ¿Se imaginan que fueran un placebo?, ya estoy delirando...

¿Cómo se le pudo ocurrir a Lucano tirar estas pastillas tan valiosas a la basura? ¿Con la de necesidades que hay en el mundo? Normal que el pobre esté ahora como un yonki buscando en la basura. Estas pastillitas son oro puro y hay que administralas muy bien. Y que no se me ocurra dejarlas, que no hay medicamento que alivie el mono después o ¿hay algo?, ¿cuál es la droga más fuerte...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario