domingo, 5 de junio de 2011

4 de Junio de 2011. Sacarle provecho a la vida.

Estas líneas son una copia del manuscrito empezado el sábado 4 de Junio de 2011 a las 10:05 pm


Hoy (4 de junio) ha sido mi quinto día de permiso. El tercero de 12 horas (desde las 8:30 am hasta las 8:30 pm). Estos días están siendo muy rentables. Me dejo llevar por las circunstancias que se van presentando. Inicio el día con un plan, que cumplo, pero entre plan y plan surgen pequeños planes que llenan todo el tiempo (sin dejar de tener tiempo para descansar y relajarme) que hacen que cada instante tenga sentido. Como suele decirse, las piezas del puzle parecen encajar. Normalmente me obsesionaba con cumplir obligaciones o asistir a citas que preparo con mucha antelación. Cuando soy pesimista, suelo llegar muy temprano a los sitios. Ahora no me preocupo tanto por la puntualidad y disfruto pequeñas cosas que resultan útiles (sin dejar de ser puntual). Es precisamente cuando uno se olvida de todos los problemas cuando viene a la mente cuál es el mejor paso siguiente.


De momento los problemas que tengo que resolver o ya he resuelto son: encontrar un nuevo apartamento, limpiar y recoger el piso y poner la lavadora, preparar el desayuno y el almuerzo (hago la compra a diario nada más salir del hospital). También tengo tiempo para hacer deporte, escribir en el blog, mirar el correo electrónico, mientras veo la tele... La soledad tiene cosas buenas (la independencia) y  hay que saber aprovecharlas.

Pronto tendré que hacer frente a la "realidad". a las obligaciones del trabajo, a los problemas con mi familia (padres y herman@s), al reto de dejar la medicación y un posible enfrentamiento con los médicos y mi familia por este motivo. Al menos lo haré con la tranquilidad de saber que hay límites en la conducta que aunque en determinados momentos me parezcan cómicos, es mejor no sobrepasar y que debo mantener la calma en momentos difíciles y desconectar del estrés cuando éste te coge por el cuello.

Y lo principal, que soy como quiero ser y no como los demas desean que sea para su propia tranquilidad. Que si quiero ser serio lo seré y si no quiero no lo seré. Que yo decido cuando serlo o no serlo. Que todos tenemos altibajos y los míos son más grandes, pero puedo aprender a conducirlos y sacarle provecho a esto de vivir.







2 comentarios:

  1. Un saludo cordial desde México. creo q la vida vale la pena vivirla a pesar de lo intenso del sufrimiento, la ventaja que se tiene q tambien lo bueno lo vivimos intensamente. Cada recaida me da la oportunidad de volver a re-inventarme.
    Pacifico. Me parecio interesante tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pacífico, la vida está llena de cosas buenas y gratis. El truco está en verlas y cogerlas. Nos cuentan tantas cosas que terminamos creyendo que el dinero lo es todo.

    Un saludo desde España. Lucano.

    ResponderEliminar