domingo, 19 de mayo de 2019

Palmaditas

Salgo. Solo. A buscar algún sitio donde no me traten como a un delincuente. Porque sí. La he liado. Me he dedicado a meter cizaña cuando he visto abusos, engaños. Ya no tiene sentido denunciar. No me hacen ni puto caso. Trato de huir. Pero es entonces cuando me persiguen, me tienden trampas. Porque he hecho daño a los malos. Porque al que está solo se le acusa de raro. Porque al que no tiene más consuelo que ser Quijote, se le quiere hacer enloquecer más aún.

Y me dicen que me supere, que está en mí. Todos me quieren curar de la misma manera. Todos se enorgullecen de haberme dado una palmadita.

Disculpad, eso lo tengo muy visto. Me incomoda ya. Lo veo venir. Dejad de querer ganaros el cielo.

No necesito amigos!! Estoy desesperado!! No lo entendéis? Necesito otra cosa y no quiero encontrarla donde la encontráis vosotros. 

viernes, 3 de mayo de 2019

La feria de abril

ocas han sido las ferias de abril que he diafrutado. Cuando iba de pequeño con mis padres, me entraban unos ataques de asma descomunales. Terminaba llorando a lágrima viva y tenía que volver a casa o aguantarme. Un paseíto de día o de noche, montarse en un coche de caballos, un ratito, para mí está bien. La verdad es que lo que más disfruto es la calle del infierno. Hay gente que celebra la feria como el reto del aguante. Rebujito, comida mala, sevillanas o música mala, muy mala, y estos últimos años cargamentos de winstrol que si quieres tomarás y si no, probablemente también si es que tienes suerte y no te dan otra cosa. Si no conoces a nadie no vengas. Mi caseta era la del Cemen-i. Recuerdo una feria hace 3 ó 4 años, que hice un esfuerzo por llegar desde el pueblo en que trabajaba a la caseta para comer con mis padres, hermanos, cuñados y sobrinos. Era socio de ese cluz. Cuando llegué no me dejaron entrar porque iba en botines y encima mi padre me regañó... Pues en feria, señores, en mayo (que no abril); ¿qué mejor sitio para disfrutar que la playa? Ay, cuanto farso cerdillano de las tierras de conquistadores hay por la villa. Qué lástima.

lunes, 29 de abril de 2019

Los Profezionalez del Triatlón

Cuando me dio por apuntarme a los triatlones en 2011 después de ver imágenes de campeonatos y series mundiales con tíos super fuertes con marcapaquete, camisetas y bicis convencionales de ciclismo en carretera; no era consciente de que por aquel entonces las cosas ya estaban empezando a cambiar.

Me dijeron que necesitaba por lo menos un mono... El que yo tenía... Y me gasté 70 pavos de 2011 en uno... El mismo que si me sigue estando bueno usaré para el próximo triatlón de Sevilla. Aunque, la verdad, como me aprieta tanto los genitales, y con la caló que puede hacer en Sevilla el próximo 17 de mayo, me parece a mí que el mono (que está remendado con hilo verde después de que se rajara al salir volando de la bici en el tri de Ayamonte de 2012 ó 2013) se va a quedar en casa.

Loz profezionalez del triatlón de Sevilla no reparan en gastos. Bicicletas más caras que lo que cuesta mi coche, entrenadores personales, dietas estrictas, suplementos, super planes de entrenamiento y entretenimiento; unas veces solos, otras con colegas; parientas al borde de un ataque de nervios, planificación extra fina de la temporada, estudios meticulosos de los circuitos (curvas baches, estrategias de equipo).

Lógicamente, lo más sensato es buscar asesoramiento y escoger un buen cluz.

Pero el que se lleva la palma, nunca mejor dicho, es el míster. El míster dirige los entrenamientos, busca financiación... espónsores, dirige el organigrama del cluz, da ánimos, hace entrevistas, da visibilidad a este deporte, aconseja sobre cuál es el mejor neopreno, planifica el calendario.

Porque nada mejor que el deporte profezional en equipo. Se pasa mu bien... cervecitas, quedadas, barbacoas, autobús, giras por toda España, se conoce gente.

Al final de las carreras hay fraternidad. Abrazos, besos, merecida recompensa al duro sacrificio de ser un profezional. Ascensos de categoría. Visibilidad, fondos, obras de caridad.

Ahora os voy a contar otra película. Cuando he ido a un triatlón en Málaga, Huelva, Cádiz o Córdoba; me he levantado a las 5 de la mañana. Me he preparado el desayuno (nunca nadie lo ha hecho por mí). Nadie me ha dado un masaje la noche antes ni durante el viaje porque he dormido solo y he conducido solo en mi C3 y no en Bus ni Fregoneta. He cargao con la bici (una del montón) y demás parafernalia yo solito. He parao a echar gasolina y estirar las piernas por el camino. He llegao y buscao aparcamiento sin que nadie me espere porque no soy profezional ni conozco peña. He tenío que buscar el dorsal, enterarme de dónde está la salida, de si la meta está en el mismo sitio, de si hay que dejar la bici y coger un bus. He tenío que buscar en bar y desayunar otra vez. He tenío que buscar un sitio donde ponerme el puñetero mono... y con un poco de suerte me ha quedao media hora pa relajarme un poco antes de la salida. En ocasiones he llegao tan quemao, que he preferío salir el último en la natación pa que no me muelan a base de palos y me ahoguen. Por eso, me siento tan orgulloso de estar en forma y tener salud de hierro para terminar un triatlón, muchas veces andando, y quedar en el percentil 75. Porque, para no ser profezional, creo que lo hago de puta madre.





Loz profezionalez del triatlón de Sevilla no reparan en gastos. Bicicletas más caras que lo que cuesta mi coche, entrenadores personales, dietas estrictas, suplementos, super planes de entrenamiento y entretenimiento; unas veces solos, otras con colegas; parientas al borde de un ataque de nervios, planificación extra fina de la temporada, estudios meticulosos de los circuitos (curvas baches, estrategias de equipo).

Lógicamente, lo más sensato es buscar asesoramiento y escoger un buen cluz.

Pero el que se lleva la palma, nunca mejor dicho, es el míster. El míster dirige los entrenamientos, busca financiación... espónsores, dirige el organigrama del cluz, da ánimos, hace entrevistas, da visibilidad a este deporte, aconseja sobre cuál es el mejor neopreno, planifica el calendario.

Porque nada mejor que el deporte profezional en equipo. Se pasa mu bien... cervecitas, quedadas, barbacoas, autobús, giras por toda España, se conoce gente.

Al final de las carreras hay fraternidad. Abrazos, besos, merecida recompensa al duro sacrificio de ser un profezional. Ascensos de categoría. Visibilidad, fondos, obras de caridad.

Ahora os voy a contar otra película. Cuando he ido a un triatlón en Málaga, Huelva, Cádiz o Córdoba; me he levantado a las 5 de la mañana. Me he preparado el desayuno (nunca nadie lo ha hecho por mí). Nadie me ha dado un masaje la noche antes ni durante el viaje porque he dormido solo y he conducido solo en mi C3 y no en Bus ni Fregoneta. He cargao con la bici (una del montón) y demás parafernalia yo solito. He parao a echar gasolina y estirar las piernas por el camino. He llegao y buscao aparcamiento sin que nadie me espere porque no soy profezional ni conozco peña. He tenío que buscar el dorsal, enterarme de dónde está la salida, de si la meta está en el mismo sitio, de si hay que dejar la bici y coger un bus. He tenío que buscar en bar y desayunar otra vez. He tenío que buscar un sitio donde ponerme el puñetero mono... y con un poco de suerte me ha quedao media hora pa relajarme un poco antes de la salida. En ocasiones he llegao tan quemao, que he preferío salir el último en la natación pa que no me muelan a base de palos y me ahoguen. Por eso, me siento tan orgulloso de estar en forma y tener salud de hierro para terminar un triatlón, muchas veces andando, y quedar en el percentil 75. Porque, para no ser profezional, creo que lo hago de puta madre.



domingo, 31 de marzo de 2019

Los centros despotivos

Hoy he entrado en un centro deportivo con piscina, spa, gym, lujo, limpieza, aparcamiento...

Socorrista angelical dirigiendo actividades acuáticas.

Elásticos, hidromasaje, tumbona, ducha calentita, sauna, baño turco, salgo mareao, máquinas de snacks y bebidas... BIEN.

Meto 5 euros. No me da nada.

Bajo a la recepcionista. ¡Qué educada! -Vuelva a subir. Ya está avisado el chico. Subo. Me desespero ENCERRADO en el pasillo. Bajo. El chico pasando la pulidora...

El problema de los centros deportivos en España es que los socorristas cobran 400 y celebran los 1000 lerus de fiesta con el equipo de fútbol local... Adiós a otro Ángel. Adiós a otro Centro Despotivo.

No es NO. Si NO al trabajo Basura. Si NO al Señor DIRECTOR.

domingo, 24 de marzo de 2019

Tú te vas a poné güena conmigo

Yo a ti te voy a mimá musho. Porque tú has pasao un carvario tan grande como el mío.

Son las cosas de la vida. Son las cosas del querer.

Pero no hay que irse tan lejos. Es que lo tenías en casa. Quién necesita cienciología?  ( El MORO).

¡Ay, cuánto te quiero niña mía! Si no te reconocí perdona mi torpeza. Ahora echo la vista atrás... quizás... Sabes que el encuentro será inconfundible.

No tengas miedo. Ya estoy curado. Ya puedes secarte conmigo. Amor mío

nunca quise dejar un vacío.
Los faros rotos dan con el sitio
Pero los naufragios del pasado
confunden el camino.

Mucho falso protector
mucho temor a tus espaldas,
mucho listo acomplejado.
No me hables del pasado

Hoy tu padre está conmigo
guiándome el camino.
Sé que tú no le quieres
Y lo que se merece lo tiene.

Qué bonita la foto de familia
y la de tus padres en la ópera.
Lloraste de seguro. Que besazo
Te plantaba en la cara.

Tú madre, tú hermana y tu hermano,
my sisters and brothers,
my father and mother,
they know I'm in love with you.

Your destiny is mine
and so mine is yours

No, no, please,
dont let them trick you again.
I am standing at your door right now.
Far away they slowly fade away.

When my soul is so arranged
to the thread in your eyes,
I can see them. You have to deal
with the power of the green.

Carmen, all I need to hear from you
is yes, its me and I just want you.

C3 hacia amarte

Si un C3 celeste de 2008 90 cv 16 válvulas se envuelve en papel de aluminio y se le ponen paneles solares, y sabiendo que el primer peldaño de la escalera hacia el cielo ya lo puso la mente maestra en la luna; y con lo bien que yo conduzco este coshe, llenando el maletero de ofertas del telepizza y con la bombona de propano de Cepsa pa calentá la comida... podemos parar en Marte, aterrizar con un parapenteosa para ipso facto y sin tiempor que perder encaminarnos al Lucero del Alba que se está más calentito.

Después cogemos la rotonda y sin abusar del freno de mano, que de seguro el MORO viene hasiendo drafting como a él le gusta, encaminarnos a Canadá. Allí podría ser el número 2 del drafting de la NBA. El MORO seguro que lo cogen el primero.

Y yo al MORO le voy a cogé los h.... y me los voy a comé con papá.

Tu hermano si quiera que se venga con el MORO en el Sidecar.

No es eso felicidad?