lunes, 20 de junio de 2016

Lista de cosas por hacer antes de morir/ Things to do before I die


1. Tocar Crazy Train a piano así/ Play Crazy Train on piano like this
http://www.youtube.com/watch?v=8tt9Oxll4ME

2. Ganar una medalla olímpica / Win an olympic medal.

3. Entrenar un equipo de la Major Soccer League, nacionalizarme americano, cambiar de identidad si es necesario y ganar el mundial con la selección de EEUU/ Coach in the Major Soccer League, be a citizen of USA, change identity if necessary and win the world managing the national team.

4. Ganar el pentaironman. Sin tatuajes/ Win a pentaironman. With no tatoos

5. Cobrar una indemnización millonaria de las farmaceuticas, destinarla a acabar con las miserias del mundo y meter en la cárcel y poner a pan y agua a los villanos.

6. Hacer un dueto con Sabina.

7. Irme a Hawai, jugar a la Play Station y surfear con Elvis, Lennon y demás/ Go to Hawai, play Play Station and surf with Elvis, Lennon and so... Who knows?


*Tutti i dati sono soggetti a cambiamento senza previa notizia

jueves, 21 de noviembre de 2013

Familia y poder

Ha habido visionarios que han alertado de la perversión que la institución de la familia representa.
La jerarquía y el orden dentro de la familia serían el origen de una jerarquía y orden ilegítimos en la administración política de la sociedad. A pesar de que la democracia viene a paliar este autoritarismo, todos estamos más o menos de acuerdo en que en casi todas las sociedades se han impuesto regímenes con suficientes mecanismos de control (cada vez más sutiles) como para permitir un estancamiento del poder que termina desembocando en injusticia y desigualdades hasta que la cosa revienta y el ciclo vuelve a repetirse.
Está claro que hay una analogía entre familia y estado en cuanto a que en ambas hay una jerarquía, pero hay una diferencia abismal. En la familia, el niño necesita de sus padres y debe obedecerlos hasta que llega el momento en que esta autoridad se termina. El niño se hace hombre y ya no tiene que obedecer más. Ocurre de manera natural y con mayor o menor trauma, pero en la mayoría de los casos la sangre no llega al río.
En los regímenes polítcos, esta independencia es más compleja y traumática, y por lo visto a lo largo de la historia ocurre cada cierto tiempo en forma de una revolución en la que los culpables son castigados de una u otra manera (ya sea guillotinados, encarcelados, exiliados o repudiados).
La defensa de los valores familiares se ha asociado normalmente con políticas conservadoras, perpetuadoras de sociedades clasistas y aliadas de la religión. Hay muchos reaccionarios que se han revelado contra la religión, no sin motivos. Pero a cambio han llevado la bandera del carpe diem y renunciado y perseguido a la espiritualidad con la prepotencia del ignorante que cree saberlo todo. Y es entonces cuando dan cabida a estilos de vida basados en el consumismo y el cinismo.
El estado moderno ya no se preocupa de defender los valores familiares porque eso está “mu” antiguo. No es noticia en los telediarios que jóvenes menores de edad beban en las calles (o mayores de edad, pero jóvenes inmaduros), o en los bares, y váyase a saber qué más, con quién, y a cambio de qué. Esto ocurre tan a menudo, que no hace falta recordarlo ni sube la audiencia de los telediarios. En su lugar, nos borbandean con hechos puntuales llenos de morbo o con noticias políticas llenas de confusión y catastrofismo. Ya no somos dueños de nuestros miedos.
Que los jóvenes salgan y se diviertan es lo normal. Que los menores beban no es legal, pero se hace la vista gorda porque hay problemas más graves y al fin y al cabo no es la primera generación que se ha peleado con sus padres por este motivo. Tienen derecho a cometer los mismos errores y sus padres tienen muchos problemas como para enfrentarse a sus hijos y convencerles de algo que ellos en su día tampoco aceptaron.
No se pierde el tiempo en reclamar que se vigile lo que los adolescentes hacen por ahí los fines de semana pues parece ser que el origen de todos los males se llama político y banqueros y no la conciencia.
La gente se une en manifestaciones millonarias para pedirles por favor a los políticos que sean buenos mientras que los valores familiares son cosas de catoliquitos que están aliados con los poderosos.
Y este es el estado de ceguera y borreguismo en el que vivimos. En lugar de apagar la tele y hablar y ser amigos de nuestros hijos, pedimos a los demonios y bufones que nos gobiernan que arreglen las cosas mientras se ríen unos y no se enteran de la misa la mitad otros, y se apoderan de la mercancía más valiosa que tenemos.

jueves, 21 de marzo de 2013

La normalidad revisitada. Normality reloaded.

Hace tiempo que no escribo nada. Me siento plano, sin ideas y sin energía. Miro atrás y me asombro de la cantidad de "aventuras" que he vivido en los últimos 5 meses. Lo he pasado muy bien durante los  momentos de desinhibición. Me he reído y comunicado con mucha gente. He sentido que alcanzaba la felicidad.

He practicado mucho deporte. En todas mis fases de manía lo he hecho. No me canso. Nado, corro, cojo la bici, juego al fútbol y al baloncesto... pero ahora no aguanto tanto y añoro esa vitalidad. También he estado inspirado; mi mente no dejaba de tener ideas. Era optimista y no tenía miedo a nada.

Ahora las cosas parecen diferentes. Miro atrás y pienso que algunas de las cosas que he hecho o dicho han sido demasiado extravagantes y me han llevado a tener problemas y a incomodar a personas a las que quiero.  Además, hay quien ha aprovechado para inventar rumores terribles sobre mí en el club deportivo del que era socio.

Imagino que todo el potencial que puedo  desarrollar es difícil de manejar. Como si pasara de conducir un seat 600 a un ferrari y me saliera de la carretera. Me pregunto si algún día podré estabilizarme en un estado en el que pueda controlar cuándo ir rápido y cuándo desacio, porque no vivo solo en el mundo ni soy la norma.

El deporte sigue siendo mi vía de escape. He participado en dos triatlones más, en Punta Umbría (a la que me acompañó un amigo) y en Málaga. En estos dos últimos no he hecho payasadas antes o durante la carrera, pero me he divertido y he vivido sensaciones muy agradables. No diría que me encuentro deprimido ahora porque hay cosas en el día a día que me hacen sentir bien.

Ahora tengo una rutina de trabajo y deporte con la que me encuentro cómodo. A veces me siento solo, pero así me he sentido  casi toda mi vida. Las relaciones sociales siempre han sido una asgnatura pendiente para mí y es inútil esforzarse para cambiar esto. Prefiero aceptarlo y empezar por llevarme bien conmigo mismo.

martes, 19 de marzo de 2013

Triunfo de la fe - Triumph of faith

Jesus Navas wore Antonio Puerta's tshirt on underneath. Torres served a good pass. Iniesta took a step back to exit offside. Cesc looks for the hollow to pass. Iniesta was not alone with the ball. The goalkeeper touched it. Iniesta showed Dani Jarque's tshirt. 
Jesús Navas llevaba la camiseta de Puerta. Torres dio un buen pase. Iniesta da un paso atrás para salir del fuera de juego. Cesc busca el hueco para el pase. Iniesta no estaba sólo con el balón. El portero la toca. Llevaba la camiseta de Jarque.

No le dieron el balón de oro. No le hace falta.
He was not given the golden ball. He does not need that.